Seguimos de otra manera

LaMuela se convierte en un espacio más exclusivo, íntimo y con mucha intensidad para asborear en privado hasta el mes de Octubre. El nuevo formato permite eventos de más de 10/12 personas sentadas en nuestra mesa central o de hasta 28 personas de pie. Celebraremos la vida, cumpleaños, reuniones de amigos, eventos y presentaciones eun lugar único donde podrás poner tu propia música y disponer de un amplio horario. Disfruta del servicio de siempre y de una cocina que atraviesa el corazón.

LaMuela es un sentimiento. Es viajar a la Sierra de Cazorla y revivir cada paso del camino que hacíamos con mi abuelo hasta el cortijo que lleva el mismo nombre. Íbamos a recoger romero, tomillo, manzanilla… para aderezar los manjares y los calores del sur.

LaMuela es el lugar donde aprendí el valor del terruño, del tiempo y de la paciencia que requieren sus frutos para llegar al punto óptimo. De la importancia del sembrar, de cultivar para alimentar. Del esfuerzo y del trabajo que hay detrás de cada semilla. Tardábamos unas cuatro horas hasta llegar. En el camino, sin prisas, andando, también recogíamos nísperos y preparábamos luego conservas.

LaMuela es un homenaje a quienes me enseñaron a pisar fuerte y a trabajar duro, con honestidad y sinceridad, a los que me descubrieron que la naturaleza, el campo, nos regala la vista con paisajes que son cuadros, y alimenta además cuerpo y alma.

LaMuela es un proyecto y una pasión, es un reto personal y colectivo, es una emoción, la misma que compartían un niño curioso y su abuelo al salir juntos a recoger especias, hierbas y frutos… a mano. Las mismas manos que ahora encenderán los fogones. Manos que cocinan, manos que cuidan.

Quiero que este recuerdo, este viaje de humildad y de determinación, lo conozcan y perciban quienes visiten LaMuela. Que cada plato les sorprenda, les emocione y les divierta.

Abrimos puertas para compartir recetas sinceras de sabores y texturas sorprendentes. La nuestra es una cocina de producto, sencilla y cálida. Es un tributo a nuestros antepasados que cocinaron sin pretensiones, pero con toda la delicadeza y con todo el gusto del mundo, sabiendo escoger los mejores ingredientes y tratándolos con un mimo extremo.

De pequeño, al llegar al cortijo, la naturaleza me desbordaba siempre. Con los años, sigue pasando igual. Cuanto más aprendes, más respetas. Y siento que ha llegado el momento de rendirle tributo. Por los alimentos que ofrece, por los momentos de placer compartidos alrededor de una mesa. Que sean muchos más y que todo suceda en LaMuela. Abrimos para servir felicidad.

Soy un bloque de texto. Haz clic en el botón Editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.